Como vimos en un reciente artículo, nos referimos al uso de nootrópicos.

 

El problema, como anticipamos, es que una amplia gama de sustancias se encuentran bajo el paraguas de este término, y aunque los dividimos para poder darles cierto orden, la mayoría no tienen nada en común, ni por modo de actuación, propiedades, riesgos o estructura química.

¿Pero realmente existen fármacos tan potentes como el ficticio NZT-48?

Pues, aunque obviamente la película no es más que una exageración, sí hay nootrópicos que juegan en otra liga, para bien y para no tan bien (riesgos).

 

Hoy vamos a empezar a tratar, al menos con más detalle, los nootrópicos más potentes, aquellos que en opinión de la mayoría de expertos e incluso usuarios, simplemente no deberían llamarse nootrópicos porque inducen confusión.

 

La brecha entre estos compuestos y cualquier otro nootrópico incluido, por ejemplo, el potente Aniracetam, es la misma que separa un Porsche 911 de un Fórmula 1.

¿Por qué son distintos al resto de nootrópicos?

Porque, directamente se trata de fármacos comercializados bajo prescripción médica, con la finalidad de tratar a personas con TDAH, depresión o narcolepsia.

 

Son medicamentos potentes, no ayudas cognitivas, sino verdaderas bombas para las capacidades intelectuales aunque, con muchos matices.

 

Esto no se trata de tomar algo y que proporcione una mayor inteligencia (nada aumenta la inteligencia, solo la desarrolla o aprovecha) en todos los ámbitos, además de sus potenciales efectos secundarios, hay que entender que son substancias que funcionan mejorando alguna capacidad, pero en detrimento de otras, o pidiendo un alto precio por estos super poderes.

 

Hoy, hablaremos en profundidad de la substancia más fuerte y al tiempo, la más peligrosa y desaconsejable: el famoso en EEUU, Adderall.

ADDERALL

No comercializado en España, se trata del fármaco más delicado y que menos se acerca a lo que se consideraría un nootrópico.

 

Es, literalmente, una combinación de anfetaminas diseñada para producir efectos similares a las anfetaminas ordinarias, pero con menores efectos secundarios (sobre el papel).

 

Una anfetamina puede separarse en dos isomeros: dextrogiro y levogiro, en proporciones iguales, 1:1.

 

La mezcla presente en Adderall se compone de partes iguales de anfetamina racémica (pura) y dextroanfetamina, lo que produce una relación (3:1) entre la dextroanfetamina y la levoanfetamina, los dos enantiómeros de la anfetamina, a favor de la forma dextrogira, la forma más “amable” de este estimulante.

 

En realidad, ambos enantiómeros son estimulantes, pero difieren lo suficiente como para dar a Adderall un perfil de efectos distinto de los de la anfetamina básica (50/50 dextro y levo, sin separar) o la dextroanfetamina aislada sin su gemela levogira.

 

El Adderall provoca efectos emocionales y cognitivos como euforia, cambios en el deseo sexual, aumento de la vigilia y mejora del control cognitivo . A estas dosis, induce efectos físicos tales como un tiempo de reacción más rápido, resistencia a la fatiga y aumento de la fuerza muscular.

 

Por el contrario, dosis mucho mayores de Adderall pueden afectar el control cognitivo, provocar una degradación muscular rápida, provocar ataques de pánico o inducir una psicosis (por ejemplo, paranoia, delirios o alucinaciones).

 

Los efectos secundarios de Adderall varían ampliamente entre las personas, pero más comúnmente incluyen insomnio, sequedad de boca, pérdida de apetito y pérdida de peso.

 

El fármaco es en esencia, demasiado similar a una droga recreativa con mejoras cognitivas que rápidamente terminan produciendo trastornos del SNC, patrones adictivos o simplemente, un exceso de estimulación que, precisamente, elimina casi por completo las mejoras cognitivas que aporta.

 

Por ello, y conscientes de la excesiva euforia que produce, los laboratorios farmacéuticos desarrollaron una versión de liberación prolongada, que evitaba así que fuera el individuo quien tuviera que redosificar, inmerso en una montaña rusa de dopamina y noradrenalina.

 

La dextroanfetamina es más potente, pero paradójicamente, la levoanfetamina es la que proporciona ese efecto conjunto tan problemático, y aunque en proporción 3:1 y liberación prolongada, la inclusión de levoanfetamina acaba por dejar fuera del concepto de nootrópico al Adderall.

Pero, ¿y si existiera un fármaco con dextroanfetamina exclusivamente, sin su contraparte levogira y además fuera de liberación prolongada?

Pues, ese fármaco existe y lo trataremos en la próxima entrega: lisdextroanfetamina.

Nuevo e-book

La dieta por macros

la mayoría de las personas que empiezan

una dieta fracasan porque se cansan de

comer todos los días lo mismo

Por eso cuadro macros y como lo que me da la gana y aún así tengo el cuerpo que quiero.

Si quieres saber más, rellena el siguiente formulario y te regalo mi e-book «La dieta por macros», además de enviarte consejos por email.

jesusgallegopt.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Jesús Gallego como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de ActiveCampaign, LLC. (proveedor de email marketing). Ver política de privacidad de ActiveCampaign, LLC. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en bajas@jesusgallegopt.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.